Realizar un camino espiritual es hacerlo en total conexión con el corazón, el gozo, el disfrute de estar vivos y presentes en el cuerpo que habitamos. La alegría como expresión del corazón es la emoción asociada al Ser evolucionado consciente de su esencia divina y que habita su un cuerpo físico. Todos somos seres espirituales encarnados en la materia y la experiencia física en la Tierra nos ayuda a completarnos como conciencias, ya que somos seres evolutivos en expansión.

Este artículo es un llamado a activar la fuente de alegría del corazón, para hacer frente a los momentos que estamos viviendo como humanidad. Muchas cosas están cambiando y necesitamos afrontarlas desde una actitud en positivo, reforzados desde el espíritu y con alegría. De nada nos sirve cobijarnos en la sombra de la duda, el miedo o la tristeza. Si nos quedamos atrapados en estas emociones, nos restan energías y la capacidad de hacer frente a las situaciones de la vida con determinación y coraje.

 

La alegría, el humor y la risa como medicinas en tiempos difíciles.

Hay muchas formas de expresión, pero aquellas que nos llevan a soltar y que nos distiende en situaciones de tensión son el humor, la alegría y la risa. Nos ayudan a llevar los procesos desde un recurso natural del ser humano y que potencia nuestro bienestar. La alegría como expresión del corazón genera endorfinas, dopamina, serotonina y adrenalina, hormonas que contribuyen a un buen estado físico y refuerza nuestro sistema inmunológico.

Las emociones son expresiones de nuestro estado de ánimo desde el Ser. Cuando estamos viviendo el momento presente y no estamos con la mente en el pasado o futuro, las emociones nos ayudan a segregar lo necesario en el cuerpo físico para hacer frente a las situaciones de la vida. Cuando nos negamos una emoción, estamos bloqueando un recurso natural que tenemos para llevar los procesos de manera más armoniosa.

Por eso, si solo desde nuestra mente contemplamos amenaza, peligro y nos quedamos atrapados en la emoción del miedo, limitamos la segregación de sustancias beneficiosas para nuestra salud. Es un hecho fisiológico, la alegría, el humor y la risa previenen enfermedades.

 “Que no os engañen las formas, todo está cambiando y es un cambio que no os lleva a dar marcha atrás. El espíritu es libre, alegre y quiere volar, el ser humano va hacia el camino de sentirse completo en su máxima expresión del ser y este movimiento es imparable.

El problema es cuando te resistes al cambio, a tu evolución y tienes miedo a no saber hacer, tienes miedo a la vida”.

Canalización de nuestros Hermanos de luz.”

 

La celebración y el agradecimiento.

La celebración y los rituales son prácticas que han formado parte de nuestras culturas en el Ser humano a lo largo de la historia. Nos ayudan a celebrar la vida y agradecer las cosas buenas que recibimos. En tiempos difíciles se nos olvida la importancia a celebrar y agradecer. Nos negamos estar felices, como si en verdad no tuviéramos ningún motivo para agradecer y celebrar muchas más cosas en la vida.

Si solo nos fijamos en lo que nos falta, perdemos la perspectiva completa de lo que si tenemos.  Tenemos mucho por lo que agradecer y celebrar, no hace falta grandes cosas, el gran espíritu, la esencia de la alegría se encuentra en lo esencial.

En la antigüedad  se celebraba la llegada de la primavera, los equinoccios, los solsticios, los tiempos de cosechas…Se agradecía a la madre Tierra por lo que recibíamos de ella y al gran Sol por su presencia. Volver a las celebraciones de la vida, en conexión con la Tierra y la luz, agradecer por todo lo que tenemos, es una costumbre que debemos recuperar.

Hoy más que nunca, la energía del agradecimiento es una gran aliada para combatir estados de ánimo y emociones que bajan nuestra vibración. Porque nuestra felicidad y bienestar no depende de otros, si no de nosotros mismos. Depende de nuestra actitud ante la vida y ser capaces de ver las oportunidades que aparecen en cada momento presente.

 

Canalización sobre la alegría como expresión del corazón.

 

“Bendecidos todos!! En cuanto la luz avanza en vuestros días, las dudas van desapareciendo y comienza el encuentro con el Ser amado en vosotros.

Cuando dudas de ti, dudas también del prójimo. Cuando te niegas, niegas la ayuda del otro. Cuando la sonrisa no aparece en tu rostro, se desfigura la realidad y no das oportunidad al cambio. Buscad la calidad en vuestros días, para ello no se requiere de gran economía, sino de un espíritu libre, de un corazón abierto al amor sin miedo.

La fuente de alegría parte como estrella del corazón. La Alegría es la emoción que abre al espíritu a asentarse en el Ser, en quienes sois, para así invadir con vuestra presencia de luz todos lo que os rodea.

La euforia distorsiona la verdadera fuente de vida de la alegría. La euforia os lleva a un estado temporal mientras que la alegría es un estado intemporal, es una frecuencia saludable que está en el corazón, accesible en el presente, no en el pasado ni en el futuro.

Mantened las manos en vuestros ombligos, sentid la respiración aquí y sentid la fuente de vida inagotable que existe en ti.

Tu espíritu quiere volar, ser libre, conectar con el disfrute, el gozo y la plenitud. Vivid en el cuerpo, en la belleza de todo lo que sois y contempláis.

La alegría abre el espíritu, no se encuentra en un momento, suceso o situación… es aquí y ahora.

Mensaje de nuestros hermanos de luz.”

 

Artículo «La alegría como expresión del corazón» escrito por: Anabel González Delgado.

Mas artículos de nuestro blog

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest