Por Anabel González.

¿Qué es para ti el Poder Personal? Una y otra vez nos exigen ser más efectivos en todo, competitivos y crear una posición de quienes somos superior al resto, anteponiendo lo que nuestro corazón dicta, para “ser alguien en la vida”.

Cuidado, ¿qué es lo que esconde la necesidad de demostrar ante los demás tu propio valor?, ¿tú fuerza o poder personal?, ¿desde qué lugar emana esa necesidad?, ¿desde lo auténtico o desde la necesidad de reconocimiento tras unas carencias?.

Hoy en día, en la sociedad, vemos como nos maltratamos unos a otros sin darnos el espacio de Ser tal como somos… siempre tenemos que ser mejores.

De aquí subyace la necesidad de competir, consciente o inconscientemente, sin pensar en qué lugar dejamos al otro y menos aún, en qué lugar queda esa parte de ti que ya es… y que no necesita del reconocimiento, porque ya se siente, se valora, se ama y desde ahí se muestra al mundo, por generosidad, por entrega.

Cabe decir que desde que nacemos hemos sido educados para complacer a los demás antes que a nosotros mismos y nos han educado para cumplir las expectativas de nuestros padres, profesores, educadores, sociedad, etc… nos han enseñado un concepto de Poder personal que no está en orden con el Ser auténtico que somos. Nos han hecho creer que el Poder es acción, crear algo superior, convertirnos en alguien, superioridad ante los demás, mandar, tener dinero, manipular, controlar, exigir, hacer de menos a otros…

¿Sientes el desorden en tu corazón, como una pequeña opresión en el pecho ante lo anterior que menciono? Eso es porque una parte de ti se siente en conflicto con este concepto de poder, como lo hemos integrado en nosotros y nuestro Ser humano  está en desequilibrio con el Ser auténtico que somos. Merece la pena parar y sentir, abrirse a experimentar como esa parte de ti profunda, sensible e infinita te dice que el Poder personal no puede ser eso, eso no es natural, no está en orden con tu corazón.

Entonces, realmente, ¿todo lo aprendido sobre el éxito, el triunfo, el poder es mentira?, ¿todo lo construido hasta ahora en mi vida que hago con ello? Duele… crea frustración, opresión… entonces hacemos que no lo vemos y seguimos sin mirar, sin ampliar conciencia y volvemos al rebaño, como todos, ocultando esa parte que sabemos que está y que no queremos ver.

Pero tu alma es más poderosa que la mente humana, la luz que emerge de esa pequeña chispa de conciencia ya no se puede ignorar y aparece una y otra vez a tu vida de muchas maneras para que mires ahí, hacia ese lado, hacia tu Ser profundo. Y lo ignoras una y otra vez, tu cuerpo te avisará, te dirá que sigue ahí, que en tu interior no hay armonía, equilibrio, que lo auténtico está escondido y tu ser grita que ya no puede más, que en realidad tú sabes que todo lo anterior vivido es una vieja estructura que el Ser humana ha ido creando a lo largo de la historia como supervivencia ante su desconexión con la verdadera espiritualidad, con su divinidad.

Todos buscamos, consciente o inconscientemente, yo busqué y encontré, y sigo buscando. Conecté con mis Registros Akáshicos y me transmitió lo siguiente sobre el Poder personal.

“No existe el Poder, existe el Amor, la energía que emana en todo. Reconocer que esa energía, el Amor, existe en todo lo que habita, en toda existencia y ser humano, te abre sentidos y el corazón a entender que todo es y todo permanece.

Que hoy estás aquí y mañana sigues, que tu luz y tu poder personal son uno, que no existe en tu corazón la dualidad de mejor o peor, ni poder, triunfo ni fracaso, sino que todo es.

El poder personal que encarnáis en la Tierra os separa, os crea conflicto, os cree diferentes o superiores al resto. El poder auténtico es reconocer humildemente que perteneces al Todo, a la divinidad, y por el hecho de Ser y manifestarte en un plano físico ya tienes el poder de crear, de ser y manifestarte desde el Amor que eres. No hay separación, nunca la ha habido.

Ese es el verdadero Poder Personal, el que asume su conciencia infinita en un cuerpo finito, reconociendo el Creador que eres, la fuente de luz en ti. No hay separación, nunca la ha habido.”

Entonces, ¿qué hago ahora? ¿Sigo? ¿Qué construyo a partir de ahora? Bueno… sigo en mi cuerpo humano, en un mundo dual y competitivo… pero ahora sí, ya no hay engaño. Veo mi personaje, mi personaje y el de los demás, pero no me siento ni por encima ni por debajo.

Juego en esta vida a Ser, sigo caminando, sin perder esa verdad que siento en el corazón y aunque en ocasiones mis improntas, creencias recibidas, mi inconsciente me haga creer que hay separación,… sigo caminando, humildemente reconociendo mi verdadero poder personal, aquel que me hace infinita y creadora de mi realidad.

Cada vez voy integrando más este concepto, esto me crea apertura en el corazón y pido ser valiente cada día para que mi personaje no me engañe, ni el mío ni el de los demás.

Gracias infinitas a mi Ser superior, a mis guías y maestros, a los personajes que me llevan a mirar más en mi interior… Gracias, gracias, gracias.

Artículo escrito por: Anabel González Delgado.

¿Te interesa formarte en Registros Akáshicos? Infórmate de nuestros cursos AQUÍ

 

Otros artículos que te pueden interesar

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest